Conmemoramos la vida y no aceptamos la muerte

“Para el pueblo Nasa no existe la muerte. Los Nasas no morimos, trascendemos. Cuando nuestro espíritu abandona el espacio físico del cuerpo y nos siembran en el cálido vientre de la madre tierra, trascendemos al espacio espiritual y la energía de nuestro ser, retorna a las montañas, a las nubes, al viento, al abuelo fuego, a la madre lluvia y desde allí, habitamos en los diversos seres espirituales y naturales que caminan y acompañan cada dia a los seres humanos”. Cosmovisión Nasa.

El jueves 13 de agosto del año 2020, fue asesinado por el ejército de Colombia, nuestro amigo, hermano y compañero comunicador Nasa, Abelarlo Liz Cuetia, integrante del tejido de comunicación “We’jxia kaa’senxi” del cabildo de Corinto. Abelardo como era su vocación desde hace más de 10 años,  realizaba  ese día su labor de comunicador, a través de su celular realizaba reportes radiales desde el lugar de los hechos y con una cámara  filmadora registraba la acción de desalojo que desarrollaba el Esmad, la policía y el ejército en la hacienda Quebrada Seca en Corinto, contra un grupo de comuneros y comuneras indígenas, liberadores de la madre tierra, quienes, desde hace seis años, se posesionaron en estos predios y están liberando la madre tierra, esclavizada por los ingenios con los monocultivos de caña de azúcar y envenenada con el excesivo uso de fertilizantes, fungicidas y pesticidas químicos.

Ha Abelardo le disparo el ejército con toda la atención de asesinarlo, le dispararon porque estaba visibilizando y registrando la acción de desalojo para denunciarla. En este cobarde hecho ejecutado por el ejército, obedeciendo a sus jefes criminales, también fue asesinado el liberador José Ernesto Rivera y herido el mayor exgobernador del cabildo de Corinto Julio Cesar Tumbo.

Nuevamente en nuestra tierra, quisieron callar la resistencia comunitaria asesinando a Abelardo y al liberador Ernesto; sin embargo, la palabra y la acción sigue caminándose, se sigue liberando la Madre tierra, para sembrar comida, para enraizar la vida, para que brote el agua de las montañas y riegue de vida los campos y los poblados. Se sigue liberando la palabra para que camine “We’jxia” el abuelo viento y con él, la voz de lucha y resistencia de las comunidades.

Los Nasas de espíritu libre como Abelardo no morimos, por tal razon rechazamos y denunciamos la muerte que nos imponen, esa que causan los asesinos y verdugos, quienes históricamente han promovido la violencia y la guerra, para lucrarse mediante el despojado y la muerte.

El espíritu de Abelardo vive entre su familia, hermanos, hermanas, lo sentimos vivo en la mirada de su mamá la mayora doña Joaquina. Abelardo está presente en los comunicadores y comunicadores que seguimos caminando su legado, su compromiso, su humildad y su convicción. Él está siempre presente en cada momento comunicativo, en las labores diarias, en el andar por los caminos del territorio. Esos caminos que cruzo una y otra vez Abelardo y ahora recorre a través del viento.

Abelardo es ahora un viento fuerte y alegre, que nos convoca a seguir con la sabiduría de la madre tierra y la conciencia firme, en la defensa y cuidado de nuestra casa grande, el territorio. Abelardo Liz, Beatriz Cano, Rodolfo Maya, Efigenia Vasquez, Eider Campo y todos quienes han ofrendado su vida con dignidad, nos insisten en la práctica sin discurso, en la coherencia y no a la conveniencia. Y por supuesto reclaman justicia.

Tejido de comunicación We’jxia Kaa’senxi cabildo de Corinto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »