En cada paso de la lucha, caminamos el legado de quienes ahora están en el espacio espiritual

No se borra de nuestra memoria y del corazón, el dolor y la indignación que nos genera el asesinato de nuestro compañero comunicador indígena Abelardo Liz y Ernesto Rivera hecho ocurrido el pasado 13 de agosto del 2020, en una acción de desalojo realizada por la fuerza pública, ordenada por el gobierno nacional y los empresarios azucareros de la región del valle del cauca.

Ernesto Rivera oriundo del territorio de Jámbalo Cauca, desde hace cinco años se dedicaba a cultivar alimentos y a plantar árboles en las tierras planas de la parte baja de Corinto, invadidas por los ingenios azucareros, cultivaba árboles para que todos disfrutemos de agua y oxígeno.  Por su parte Abelardo Liz; un Nasa muy sonriente, bajo de estatura y de corazón inmenso, comunicador comprometido hasta los tuétanos con los procesos organizativos, con su comunidad Nasa, con el cabildo y el Tejido de comunicación de Corinto y del Cauca.

Ni Ernesto Rivera, ni Abelardo pueden compararse con el Escuadrón del ESMAD, con la policía, el ejército y los mercenarios o la seguridad privada de los ingenios azucareros. Ellos estaban armados hasta los dientes, ellos no conocen la dignidad, la humildad y no tienen ni la libertad, ni la autonomía que desbordaba e irradiaba en cada acción a Ernesto y Abelardo.

Precisamente, por ser dignos, comprometidos y libres los asesinaron. Sin embrago, como bien lo manifestó nuestro sabio Manuel Quintín Lame “Nos quisieron enterrar para exterminarnos, sin saber que éramos semillas y germinamos”. Hoy germina el amor y respeto a la Madre Tierra que nos sembró el compañero Ernesto, germina la alegría, la humildad y el compromiso por el caminar de la palabra de Abelardo, sus enseñanzas nos motivan a seguir su ejemplo, con dignidad y a no decepcionar su lucha. No tenemos miedo, tenemos, la fuerza y dignidad que nos ha heredado Ernesto y Abelardo, seguiremos caminando la palabra y exigiendo justicia.

Por: Tejido de comunicación We’jxia Kaa’senxi del Cabildo de Corinto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »