La minga se viste de color

Asamblea social comunitaria y popular

«El paro continúa porque el paro nunca terminó»

Días sin sabor se viven en la Ciudad de Cali después de que «la gente de bien» o gente civil cómo se hacen llamar que a la mirada de la fuerza pública y a plena mañana atentaran y dispararan desde un sentir racista que identifica a esta clase clasista hacia la minga, hacia compañeras y compañeros que intentaban entrar a Cali para apoyar al paro nacional pero que también iban en rescate de un compañero autoridad que estos seres civiles habían detenido y retenido.

Después de otra noche tan terrorífica como las que ya se venían viviendo, algo similar como la que vivió Argentina, en lo que se conoce como «La noche de los lápices» fue una serie de secuestros y asesinatos de estudiantes de secundaria, ocurridos durante la noche del 16 de septiembre de 1976 y días posteriores; en total diez estudiantes secundarios fueron secuestrados por grupos de tareas de la dictadura gobernante, de los cuales seis fueron asesinados sin que sus restos se hallaran hasta la fecha. Así pasa en Colombia específicamente en la ciudad de Cali, donde nuevamente la Policía nacional el ESMAD (Escuadrón Móvil Anti Disturbios) arremeten y atentan contra los diferentes puntos de concentración dejando muerte y sangre en las calles de la ciudad, la sucursal del cielo.

La minga, las organizaciones sociales de Cali y los representantes de los diferentes puntos de concentración se unen desde las diferencias que tienen para juntar sus fuerzas porque el paro nunca descanso y cada día a pesar de la represión se unifica y se vuelve más fuerte y organizado.

Por lo cual en la mañana de éste martes 11 de mayo del 2021 se realizó una asamblea con la minga, los representantes de los diferentes puntos de concentración y las organizaciones sociales afros y campesinos para orientar y organizar una ruta para seguir caminando desde la unidad del paro nacional.

«Es necesario recordar a todas las víctimas que hemos tenido en el marco del paro demos un aplauso a todos los caídos en los puntos de resistencia porque siempre estarán en la memoria y el corazón de cada uno y en cada proceso de resistencia. No se han muerto porque vivirán en nuestros corazones»

En la asamblea hablaron dos representantes de dos de los varios puntos de concentración para compartir su posición ante el paro y la lucha.

El país se encuentra en un momento difícil, un momento coyuntural, porque no es sólo una lucha indígena, es una lucha de todo el país que despertó y se cansó de la agresión la imposición de las políticas que van en contra de los derechos fundamentales donde se vulneran la vida y la dignidad convirtiéndose en políticas de muerte por parte del estado.

Cabe aclarar que el paro no es sólo por la reforma tributaria, solo fue la gota que rebosó el vaso ya que en nuestra Colombia se está tramitando una reforma a la salud y otra a la pensión, en nuestra Colombia el desempleo es innumerable, la educación básica y superior sigue siendo difícil de alcanzar, los maestros no tienen garantías puesto que el sueldo mínimo para los que logran recibirlo es de $908.526 mientras que el de los congresistas es de $34’417.000. Esto no es por unos huevos de $1.800 es porque el pueblo se cansó de vivir todos los días en la calle la represión y la presión por parte del estado y más aún cuando se sale a exigir por los derechos.

Por eso, como minga en articulación al proceso de la movilización nacional se rechazan los ataques a los puntos de concentración en Cali y se resalta a la comunidad caleña su resistencia, porque son parte de un momento histórico en el país, ya que todo un país está movilizado exigiendo cambios estructurales pero también están quienes no están de acuerdo con este despertar y son ellos y ellas que han señalado, porque desde el mismo presidente Iván Duque el alcalde de Cali dan tratamiento militar ante el derecho fundamental de la protesta social.

«Aquí estamos los civiles una comunidad movilizándose por la exclusión por la pobreza que hay en el país»

Colombia y su pueblo ha muertes, desaparecidos y falsos judiciales, por eso, en estos espacios se piensa ¿Cómo cambiar el modelo de muerte por un modelo para la vida a largo plazo?

Esta asamblea se da para escuchar crear y entender el contexto de cada barrio y cada comuna de la ciudad que está en resistencia y desde ahí plantear propuestas sobre las necesidades que hay que abordar para seguir avanzando en la movilización.

Por eso el día 12 de mayo se convoca a una marcha a los puntos más importantes de la Ciudad de Cali para posteriormente la minga trasladarse al punto del Pital para seguir en el marco de la movilización social.

«Aún así no vamos a perder la rebeldía no vamos a perder la dignidad sino que vamos a seguir levantandonos a la lucha y la resistencia porque entre todas y todos vamos a construir un país para la vida digna»

Por: tejido We’jxia Kaa’senxi, cabildo de Corinto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »