Rechazo frente a la zozobra que están causando grupos armados

A continuación les damos a conocer el pronunciamiento de las diferentes autoridades y thu’thenas frente el accionar de los grupos armados en los territorios ancestrales, en el cual, siguen vulnerando los derechos humanos.

PRONUNCIAMIENTO FRENTE A LOS ACTORES ARMADOS:

ESTAMOS CANSADOS DE QUE NOS INVOLUCREN EN UNA GUERRA AJENA

Las 22 autoridades indígenas y los 7 Thu’thenas we’sx representante de los planes de vida de las comunidades originarias de la Cxhab Wala Kiwe (territorio del gran pueblo), manifestamos a la opinión publica nuestra desaprobación y rechazo frente al panfleto que anda circulando sobre unas “normas de convivencia” elaboradas a nombre de la autodenominada “columna móvil Dagoberto Ramos”.

En dicho comunicado estos grupos armados, con una doble moral se justifican bajo los argumentos del fracaso del proceso de paz y de un supuesto desamparo de las comunidades, queriendo deslindarse de sus responsabilidades en los mismos crímenes que cobardemente ellos ejecutan, además de legitimar su accionar de muerte con trucos ideológicos y políticos.

Esto se demuestra en el gran número de desarmonías que desde el año 2017 a la fecha, hemos documentado en nuestros múltiples boletines del tejido defensa de la vida, entre los cuales recogemos solo en el último mes de agosto de 2021, la consecución de 8 desarmonías atribuidas a su autoría, tal como lo constatan las comunidades: asesinatos, amenazas, persecuciones y hostigamientos en clara violación a los Derechos Humanos y el derecho Internacional Humanitario.

Por esto aclaramos a la opinión pública y a las comunidades que las autoridades indígenas rechazamos y exigimos a la autodenominada Columna Móvil Dagoberto Ramos, al tiempo que otras estructuras disidentes de diferente denominación, el respeto a la jurisdicción especial, nuestra autonomía y a nuestra lucha milenaria de resistencia frente a todos los poderes externos en nuestros territorios ancestrales, y rechazamos su auto atribución de querer imponer por la vía de las armas y el miedo, unas “normas de convivencia”, que no les compete.

Nuestras comunidades, autoridades y proceso organizativo defienden los mandatos comunitarios que orientan rechazar la utilización de la violencia armada en todas sus expresiones, razón por la cual vivimos en una alta inestabilidad y un gran riesgo, alimentado por la proliferación de las economías ilícitas que se aprovechan de la vulnerabilidad económica del campo colombiano, y en especial de nuestros jóvenes, para atar a la población a un modelo de vida que debilita nuestros valores culturales.

Nos indignan los atropellos de los grupos de derecha y de izquierda, aquellos quienes no valoran la vida, y que solo utilizan y manipulan al pueblo colombiano para derramar su sangre, a fin de satisfacer sus intereses económicos y políticos particulares.

Exigimos al gobierno nacional a que cumpla con las garantías y las obligaciones que le imponen la constitución y la ley, en cuanto a la protección integral de la vida de los comuneros y kiwe thegnas (guardia indígena), quienes han sido blanco de agresiones por parte de actores armados legales e ilegales, por atreverse a defender la armonía, la autonomía y el gobierno propio de las comunidades.

Por ultimo instamos a todos los entes jurídicos y de control, al ministerio público y a organizaciones nacionales e internacionales defensoras de los derechos humanos, y el derecho internacional humanitario, para que visibilicen y nos ayuden a poner un alto a las graves afectaciones, que cada día escalan el conflicto que padecemos los pueblos y comunidades indígenas del Norte del Cauca.

“Cuenten con nosotros para la Paz, nunca para la Guerra”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »